Evolución e historia
Los caballos
  Orígenes
  Cuidados
Razas de caballos
  Caballos blancos
  Caballos Brumby
  Caballos de Przewalski
  Caballos Mustang
  Caballos salvajes
  Caballos Tarpán
  Caballos árabes
  Caballos españoles
  Caballos pura sangre
Alimentación
  Tipos de comida
Ponis
  Razas de ponis
La Doma
Mitos del caballo blanco
Rutas a caballo
  Rutas a caballo en pareja
Compra venta de caballos
  Compra de caballos
  Venta de caballos
Caballos de carreras
Caballos célebres
  Caballo de Troya
Equinoterapia
  Equinoterapia 2
Fotos de caballos
  Fotos de caballos 2
Fotos de ponis
Curiosidades
Trucos y ejercicios
Dibujos de caballos
  Dibujos de caballos 2


Mitos del caballo blanco

El caballo blanco en la India

En la antigüedad, en la India, se sacrificaba un caballo blanco con el fin de asegurar la prosperidad del reino. Soltaban al corcel blanco más bello del reino en dirección nordeste. El Príncipe heredero y algunos jóvenes guerreros, debían seguir todos sus desplazamientos durante un año.

Éstos debían preservar su libertad y, sobre todo, impedir que se emparejara con ninguna yegüa. Encarnación del sol, su carrera era sagrada y los territorios atravesados pertenecían de oficio al soberano.

Cuando transcurrido un año, el caballo volvía a su punto de partida (empujado por los jinetes) la hora de su muerte se acercaba. Este rito solar era practicado al acercarse el fin de un reinado, con el objetivo de que el soberano trasmitiera a su hijo mayor, su gloria y su territorio.

Los caballos blancos en Persia

Los persas le atribuían un importante papel religioso a los caballos blancos. Los habitantes de Cilicia debían darle uno al día al rey de Persa, que era la encarnación de Mithra, el dios de la Luz y el dueño de los vastos pastos. Mithra conducía un carro tirado por cuatro caballos blancos inmortales. Los caballos blancos eran sacrificados en un culto dedicado a este Dios.

Mitos del caballo blanco

Los caballos blancos en China

En China, se veneraba a las yeguas blancas de Kubilay Khan, nieto de Gengis Kan y el primer emperador chino, fundador de la dinastía del Yuan.

En el momento de la fiesta blanca de la primavera, los allegados de Khan reunían mil yeguas y sementales de una blancura inmaculada. Cuando estas yeguas pasaban a través del país, nadie se atrevía a atravesar el camino. Acercarse era considerado como una profanación. Sólo el "hijo del cielo" y sus parientes más cercanos podían beber la leche de las yeguas sagradas.

Los Celtas

Los celtas también honraban a los caballos. A su muerte, los caballos no eran comidos ni abandonados para que se los comieran los buitres o depredadores carroñeros, sino que eran sepultados.

Los caballos blancos fueron consagrados, en particular las yeguas, como símbolos de la fertilidad. Los jefes participaban en ritos de fecundidad con yeguas blancas con el fin de aportar prosperidad a su pueblo.

Como hemos podido ver, el caballo blanco ha desempeñado un papel importante en diferentes culturas a lo largo de la historia.



Aviso legal