Evolución e historia
Los caballos
  Orígenes
  Cuidados
Razas de caballos
  Caballos blancos
  Caballos Brumby
  Caballos de Przewalski
  Caballos Mustang
  Caballos salvajes
  Caballos Tarpán
  Caballos árabes
  Caballos españoles
  Caballos pura sangre
Alimentación
  Tipos de comida
Ponis
  Razas de ponis
La Doma
Mitos del caballo blanco
Rutas a caballo
  Rutas a caballo en pareja
Compra venta de caballos
  Compra de caballos
  Venta de caballos
Caballos de carreras
Caballos célebres
  Caballo de Troya
Equinoterapia
  Equinoterapia 2
Fotos de caballos
  Fotos de caballos 2
Fotos de ponis
Curiosidades
Trucos y ejercicios
Dibujos de caballos
  Dibujos de caballos 2


Trucos y ejercicios

Trucos y consejos para montar a caballo por primera vez

Consejos para montar a caballo por primera vez

Si nunca has montado en caballo y estás a punto de hacerlo por primera vez, seguramente estés algo nervioso. Pero tranquilo, montar a caballo es mucho más fácil de lo que parece, sobre si tenemos a nuestro lado a un profesional que nos oriente en todo momento para hacer todo bien.

Para que te vayas a haciendo a la idea de las cosas que tendrás que realizar, te mostramos unas nociones básicas que te permitirán montar en caballo de una manera más sencilla la primera vez.

Nunca uses la violencia

Si quieres tener éxito con tu experiencia, es importante que montes en caballo con tranquilidad y en ningún momento uses la violencia para intentar que el caballo se esté quieto. La persona que te ayudará a montar te indicará que es muy importante que estés tranquilo. Puedes tener la certeza de que si el caballo te ve nervioso, también se pondrá y la situación se comenzará a complicar.

Olvídate del miedo

Todas las cosas nuevas suelen darnos algo de miedo. Pero ese miedo siempre hay que dejarlo de lado para que nuestro caballo no se ponga nervioso. A esto hay que añadir que los nervios nos harán realizar movimientos que no deberíamos realizar. Si a esto añadimos que seguramente vayamos muy rígidos, todo esto provocará que la compenetración con el animal no sea la adecuada y la experiencia tampoco sea la esperada. Para evitar este problema, confía en lo que te dice el monitor y así podrás estar mucho más relajado.

Acude a escuelas de calidad

Si realmente quieres aprender correctamente, siempre tienes que acudir a un lugar adecuado de aprendizaje. En esta sección de Turismodevino-Regalos.com podrás encontrar diferentes rutas para montar a caballo y disfrutar de una verdadera experiencia.

Cuidado con las reacciones inesperadas

Cuando se monta en caballo, siempre hay que estar pendiente de lo que está sucediendo. Pero hay que prestar más atención sobre todo si son las primeras veces que disfrutamos de esta experiencia. Piensa que el caballo es un ser vivo, por lo que puede tener una reacción inesperada y tienes que saber actuar correctamente para controlar la situación.

Un buen monitor te dirá que es lo que tienes que hacer en estos casos y sobre todo te enseñará a montar en un caballo que no tenga este tipo de reacciones para evitar que te puedas encontrar en una situación complicada.

Las caídas son parte del aprendizaje

Muchas personas no montan en caballo por el miedo a caerse. La verdad es que es raro la persona que ha aprendido a montar a caballo sin caerse. Para que te hagas a la idea, el aprendizaje siempre se hará en suelos sencillos, lo que quiere decir que la gran mayoría de caídas se quedarán en un simple susto. Por supuesto, el profesor parará el caballo en cuanto note que pierdes el equilibrio, lo cual reduce mucho el riesgo de caída.

Usa una buena equipación

Para aprender a montar a caballo correctamente es importante que el caballo cuente con una buena montura y la equipación del jinete siempre sea buena. Por supuesto, siempre tienes que llevar botas, ropa adecuada y un casco. Una buena protección hará que la posible caída sea menos dolorosa. No olvides tener todo bien fijado para que haga su función. De nada sirve tener una buena equipación si está suelta y en caso de caída no nos protege.

¿Cómo debo subir a la silla?

Es muy importante aprender a subir a la silla para tener una buena experiencia. Antes de subir al caballo, tendrás que tener un tiempo de adaptación con el caballo. Ambas partes os tenéis que conocer para sentiros a gusto el uno con el otro.

Cuando os hayáis familiarizado, será el momento de dar el gran paso. Para subir al caballo tendrás que hacerlo por el estribo izquierdo y con el pie izquierdo. A su vez tendrás que sujetar la cabeza con las riendas con la mano izquierda. Luego tendrás que realizar un impulso para poder pasar el pie derecho al estribo derecho. Las primeras veces puede ser un poco complicado hasta que le cogemos el truco. Para evitar movimientos del caballo, te recomiendo que alguien sujete al animal. Así todo será más fácil. Luego ya solo te tendrás que poner en posición y comenzar a dar los primeros pasos con el caballo. 

El movimiento de la cola.

Al contrario de los perros, el movimiento de la cola en un caballo es signo de irritación, de hecho pueden emplearlo como método de defensa como latigazo.
La recomendación es anudar la cola cuando tengamos que estar en la parte posterior del caballo.

movimiento de la cola

Saber si una yegua esta preñada.

Si unos días después del apareamiento, le acercamos un macho a la hembra, ésta reaccionará de forma agresiva. Sin embargo, si no está fecundada, dejará que el macho se le acerque.
Este es un truco sencillo y bastante eficaz. De todas formas, solo estaremos seguros por completo al realizar una ecografía.


Saber si el caballo tiene fiebre.

Si encontramos el comportamiento de nuestro caballo algo extraño y nos tenemos un termómetro a mano, una forma de averiguarlo es tocándole las orejas. Si están calientes, es síntoma de fiebre, aunque también puede deberse a otras causas.
Significado del movimiento de las orejas.

Es uno de los principales medios que tiene el caballo para comunicarse.
Normalmente, significa que está buscando el origen de un ruido. Aunque también podemos distinguir diferentes formas de moverlas.
Si están rectas o hacia delante significa que ha localizado un objeto que le inquieta.
Si están verticales, nos muestran temor. Las orejas inclinadas levemente hacia atrás pueden ser síntoma de irritación, y si están completamente hacia atrás, el caballo está enfadado.
Si las orejas de nuestro caballo están en sentidos diferentes, nos indica que no ha entendido lo que queríamos decirle.
Cuando el caballo duerme, suele tener las orejas caídas, pero si al escuchar un ruido no las levanta rápidamente, deberemos vigilar su salud ya que puede ser síntoma de alguna enfermedad.


caballo blanco

 

Visión del caballo.

El tamaño de sus ojos, más grandes que los de la ballena o los del elefante, le dan un amplio campo de visión, de casi 360 grados.
Pero carece de visión justo delante y detrás de él.
Esto es importante a tener en cuenta a la hora de cercarnos a él o en la montura.
En la noche, la visión del caballo es mejor que la del hombre.

Reconocer su nombre.

Para que el caballo reconozca que le están llamando debemos nombrarle. Este nombre debe ser corto, de dos sílabas a poder ser.
Para conseguir que reconozca su nombre podemos nombrarle sin que nos vea, hasta que el caballo reaccione por curiosidad, entonces nos acercamos y le damos una golosina como premio.


Evitar mordeduras.

Tiene especial importancia en el cuidado dental del caballo. Por tanto deberemos evitar cepillos ásperos o duros.

Mantener tumbado al caballo.

Es una situación complicada, especialmente si el caballo ha sufrido un accidente.
Una vez hemos conseguido tumbarle, la forma de mantenerlo en el suelo es utilizando una de nuestras rodillas sobre su testera y la otra sobre el cuello.
No debemos taparle la visión porque sólo conseguiríamos ponerle más nervioso.


Curar las ampollas

Lo primero es poner hielo sobre la hinchazón y sujetarlo sobre la zona con una cinta.
También podemos ponerle un pedazo de tierra mojada sobre la ampolla.
Este tipo de heridas deben ser vigiladas durante los siguientes días, procurando que esté siempre limpia y al aire y evitando nuevas rozaduras.



Aviso legal